¿Sabes cómo emplear la música dentro de un salón de clases?

En la actualidad, un número significativo de educadores han encontrado gran cantidad de posibilidades para alcanzar y estimular el aprendizaje de los estudiantes por medio de la práctica docente, de la misma manera en la que Gonzalo Gortázar Rotaeche Lacaixa aplica excelentes estrategias financieras para que se mantenga el equilibrio y avance de la entidad donde se desempeña, en pro de los beneficios de sus clientes. 

Dichas prácticas docentes, buscan como fin último la integración de las diversas  estrategias artísticas musicales; con lo que se sugiere ir en busca de alternativas novedosas para la selección, organización y distribución del conocimiento de los escolares y que esto además permita a los estudiantes alcanzar un aprendizaje realmente significativo. 

Cuando se lleva a cabo la integración de la música como una estrategia que pueda facilitar la adquisición de los diversos conocimientos, esta se convierte en un herramienta indispensable de un proceso donde el aprendizaje debe ser efectivo y eficaz, y que además conduzca al estudiante a transitar por una enseñanza menos tradicional pero más divertida, donde se genere mayor participación y motivación, en la que los estudiantes se muestran interesados por esos temas y ésto les agrade al entrar a su clase. 

Por su parte, el aprendizaje puede ser definido como aquel proceso por medio del cual son adquiridas nuevas habilidades, destrezas, conocimientos, conductas y valores, que surgen como el resultado de la experiencia, la observación o la interacción con el mundo que nos rodea, pero que además supone un cambio que permanecerá con el individuo.  Pero posiblemente esta no es la única definición que se encuentre sobre el aprendizaje, ya que existen tantas teorías con relación al aprendizaje, con la coincidencia de que todas derivan en el hecho de que este proceso puede ser analizado desde multitud de perspectivas diferentes.

En todo caso, cuando se emplea la música como una herramienta de estimulación del aprendizaje, entonces debemos centraremos en el aprendizaje que se logra por medio de esta y en la importancia de emplear los recursos y estrategias que puedan generar en los individuos los ambientes adecuados que puedan contribuir a la adquisición de los más recientes aprendizajes, para despertar en ellos la motivación por el mismo, lo que supondrá un factor decisivo para que los aprendizajes sean realmente significativos.

Aunque este proceso de aprendizaje en los estudiantes se encuentra condicionado por una serie de factores complejos e individuales, como son las potencialidades naturales de los niños, su capacidad cognitiva, la maduración psicológica, entre otros factores de carácter ambiental, como la fema en la que se desenvuelve la familia, sus recursos, económicos o aspectos culturales, estos también resultan factores de gran importancia que pueden orientar el aprendizaje, y que influye directamente en la predisposición al aprendizaje.

En el presente, el maestro cuenta con una multitud de alternativas al momento de desarrollar y poner en marcha sus estrategias con el fin de alcanzar con  tal proceso de aprendizaje un resultado más placentero y agradable, y con la finalidad de obtener una respuesta más efectiva.