La música en vivo podría morir tras un cambio climático más agudo

Ya será inútil usar altavoces bluetooth si la música no se hará presente en nuestras vidas debido a una cuestión de conservación del medio ambiente. Y es que diversos activistas que además son cantantes de talla internacional han decidido no tomar un avión, como por ejemplo la voz principal de Coldplay quien también ha decidido no salir de gira hasta que ir en avión resulte beneficioso para el medioambiente, pero también The 1975 y Billie Eilish han tomado medidas en sus conciertos

La activista sueca Greta Thunberg sumada a este movimiento conservacionista no viaja en avión, y ha sido más radical al atravesar el Atlántico acompañada de un catamarán con el fin de llegar a la cumbre del clima de las Naciones en Madrid, COP 25, a realizarse debido al impacto medioambiental que han provocando los vuelos comerciales, por lo cual, viajar en uno no tendría coherencia con su discurso. Quienes se encargan del estudio de tal daño, estiman que la huella de carbono dejada por un vuelo que se realice entre Nueva York y Madrid tiene una equivalencia de unos 935 kilos de CO2.

La etiqueta #IStayOnTheGround, en español: me quedo en tierra, ha surgido a manos de una estudiante, la que ha hecho peso en el movimiento contra el uso del avión. Una referencia de el impacto de estas ideas es que al menos en Suecia, los viajes aéreos han mermado en un 4,5% solo en el primer trimestre den este año. Llevado a cifras, ello implica unos 400.000 pasajeros menos. Ante tal respuesta, los especialistas se encuentran asombrados y lo han manifestado incluso por medio de tuit a principios de 2019. 

No se sabe si la influencia de la estudiante es la que ha llevado a la banda Coldplay ha decidir no trasladarse a algún lugar para mejor quedarse en casa tras la cancelación de su próxima gira. Dicha banda británica recientemente ha publicado su nuevo álbum, denominado Everyday life, pero de la misma manera ha asegurado que no será presentarlo hasta que sus conciertos sean responsables con el medioambiente. A lo que han acotado que su próximo tour estará constituido por la mejor versión de un concierto sostenible, ya que estarían decepcionados grandemente si este es responsable de dejar alguna huella ecológica. Es el momento de cambiar el concepto de las giras por uno más conservador, pues en los últimos años las giras mundiales han dejado huellas, acotó la agrupación. 

Debido a lo acontecido en el medio ambiente con la más creciente urgencia climática, y estando conscientes que la agrupación es una de la que produce conciertos muy rentables económicamente, han decidido dejar a un lado los beneficios económicos y tomarse el tiempo que se requiera, sean uno o dos años, con  el fin de buscar mejores formas para hacer de sus giras lo más sostenibles y que de manera activa colaboren con la mejora del medioambiente, por ejemplo aprovechando los residuos generados en los conciertos para que tengan un impacto positivo.