Ciertos errores que se comenten en un estudio al grabar y que pueden ser evitados

Quizás no has notado cómo es tu rendimiento cuando vas al estudio de grabación. Aquí te daremos algunos consejos de la mejor manera de gestionar el tiempo en el estudio y de esta manera poder aprovechar al máximo el tiempo sin perder dinero.

Sabemos que la vida diaria nos lleva a preocuparnos por gran cantidad de cosas, lo que nos lleva a olvidar del todo cosas sencillas que de forma irónica a menudo se pasan por alto, entre ellas:

Canciones

Quizas suene algo tonto, pero puede que nos hayamos olvidado de escribir las canciones. Es posible que exista un montón de bandas que se han presentado en un estudio sin los temas suficientes para grabar un álbum. Esta es una conducta inaceptable a menos que sea acordado por anticipado. Si queremos vivir de la música, por lo menos debemos escribir nuestras propias canciones.

Consumibles

Se trata de todo aquello que se hace absolutamente imprescindible al momento de tocar lo que sea: púas de guitarra, cuerdas de guitarra, parches de batería, las letras de las canciones, todo ese tipo de material.

Tener conocimiento del material

Posiblemente no lleguemos a pensar que una banda puede presentarse en un estudio sin ni siquiera tener idea de cómo se tocan sus propias canciones. Pues, esto es algo que sí sucede, aunque parezca increíblemente ridículo. La práctica siempre va a conducir a la perfección, por lo que no debemos hacer perder el tiempo al productor cuando ni siquiera sabemos cómo tocar nuestra propia música. Tampoco debemos esperar que el productor se haga responsable de nuestros fallos.

Dirección

La indecisión es lo peor que puede suceder en un estudio, ya que siempre debemos estar listos para ponernos manos a la obra y tomar las grandes decisiones que nos llevaran a que se conviertan en nuestro álbum. Dar tumbos de decisión en decisión no solo volverá loco a todos los que nos rodean, sino que hará que nuestra productividad se minimice a prácticamente cero. Debemos ser testarudos y contar con una idea precisa de cómo será nuestro álbum o nuestras canciones antes de ponernos a grabarlos. Así mismo, debemos asegurarnos de que los miembros de la banda tienen al menos cierta clase de acuerdo, eso ayuda a prevenir la confusión interna al momento en que se nos exija ser lo más creativos que podamos.

Aparcarlo todo

Quizás se necesite aparcar todo lo que no es la música con la idea de poder crearla. Hay cosas terribles como verse molestado por las multas de tráfico, la citación para formar parte de un jurado, la enfermedad de un familiar, las facturas pendientes de pago o, aún peor, el pago de la fianza de tu arresto. Es importante solventar los asuntos personales o bien, cambiar la fecha de la sesión de grabación. Cuando buscamos ser creativos, no se puede lidiar con los altibajos diarios. Quizás suene algo duro, pero si la música y el negocio musical pasan a ser demasiado distendido, se cuelan las formalidades por las grietas, lo que acabará espantando a la música misma como resultado.